¿De qué se trata el estudio antropométrico para la ley de talles?

beba 1

Por Cinthia Giselle Dalama
Ilústración: @ladurito

Ayer llegó a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires el estudio que permite conocer cuáles son las dimensiones de los cuerpos de la población de Argentina.

Todo lo que nos rodea tiene una medida. Indefectiblemente, todo tiene una cantidad específica de centímetros y ocupa un determinado espacio. Esas medidas deberían corresponder a los cuerpos de cada persona que habita un territorio. Todo debe ser funcional al cuerpo, ser cómodo y útil a las necesidades, un poco de eso se trata el diseño a grandes rasgos.

De este contexto surge el Estudio Antropométrico Nacional Argentino (EAAr) que tiene como objetivo conocer cuáles son las dimensiones de los cuerpos de la población argentina. Los datos relevados de este estudio van a ser claves al momento de elaborar la tabla de talles, llamada formalmente Sistema Único Normalizado de Identificación de Talles de Indumentaria (SUNITI), que formará parte de la famosa Ley N°27.521 o también llamada ley de talles.

“El cuerpo ocupa el papel principal en mi trabajo porque da forma a todo lo que hacemos”, sostiene Catalina, que es co-dueña y co-diseñadora de Bestia, una marca de indumentaria local. “Entender qué talle es cada unx y que ese sea el mismo en todas las marcas es muy necesario y va hacer crecer mucho la venta online. Ya que la persona se va a sentir más segura con que nadie le está mintiendo con la tabla de medidas y que ese talle corresponde al que cree que es”, dice Catalina sobre la experiencia de los usuarios en la compra de indumentaria online.

El decreto que la reglamentó el pasado 8 de junio, hizo una lectura sumamente interesante sobre el contexto actual: “Esta temática ha cobrado una significativa importancia en la agenda nacional con el auge del comercio electrónico, circunstancia que se ha visto potenciada durante la pandemia del COVID-19”. Y es que sí, durante el 2020 creció un 124% la facturación del comercio electrónico, según datos del Estudio de Comercio Electrónico MidTerm2020 de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico. En este relevamiento de datos, la indumentaria ocupa el 4to lugar de los productos más comprados, de una suma de 250 millones de productos vendidos durante ese mismo año. 

El EAAr es una iniciativa del estado nacional para cubrir la falta de estos datos sobre las corporalidades. Las mediciones comenzaron en el año 2015 y el pasado 27 de julio empezó la segunda fase de investigación y en las tres semanas siguientes se llegaron a medir a 391 personas. “Fue muy exitoso el proceso, nosotros trabajamos con un sistema de turnos y estaban siempre tomados”, sostuvo Karina Bisciotti, subgerente de servicios sectoriales del INTI.

“El estudio se hace en más de 60 países y hay una norma internacional que determina los lineamientos para conformar los grupos y la cantidad de personas a medir para que el estudio sea representativo de cada país. En nuestro caso son unas 14.000 personas”, nos cuenta Karina.

Sobre Bestia, Catalina nos cuenta: “Nosotras invertimos mucho en asesoramiento virtual para que todxs puedan entender que talle son, tratamos de tener una tabla de talles lo más real que podemos, pero seguro esto nos va a ayudar muchísimo”. 

Las medidas se toman con un escáner 3D. El escaneo del cuerpo en sí dura apenas entre 10 y 15 segundos. De esta forma ya  se han relevado las medidas representativas del 60% de la población de Argentina. Karina menciona dos preocupaciones en la representación del estudio: la falta de masculinidades y el rango etario de entre 12 y 17 años. En ese sentido, recuerda que los menores de 18 años tienen que ir con un adulto acompañado. Según ella, la participación de este grupo etario se logra si la madre o el padre acompaña.

Esta toma de medidas, como mencionamos anteriormente, es fundamental para la producción de indumentaria de todo tipo y para su posterior comercialización. Helga Soto, diseñadora textil, docente e investigadora en la FADU-UBA, trabaja con el cuerpo desde una perspectiva teórica y analítica, repensando el cuerpo vestido, pero ¿cómo es ese cuerpo hoy en día?: “En la formación proyectual muchas veces se tiene en cuenta el modelo de un cuerpo único, de un sujeto universal establecido a través de categorías muchas veces arbitrarias o creadas a través de preceptos funcionalistas que terminan siendo poco diversos”. 

Cuando le preguntamos sobre cómo piensa que impactaría el estudio antropométrico en la Universidad nos dijo: “Podría ser el puntapié para revisar esas categorías con información fehaciente que permita diseñar a conciencia. En un contexto donde el canon corporal está cada vez más en debate, creo que es importante utilizar todas las herramientas técnicas posibles para despatriarcalizar y descolonizar el diseño, para, finalmente, vestir los cuerpos de una manera integral y diversa”. 

En otras industrias y campos del diseño por fuera de la indumentaria, la falta de datos corporales propios en nuestro país también se ve reflejada. “En la Universidad se pone más énfasis en el diseño y el cuerpo está en segundo plano. Cuando llegas al campo laboral te das cuenta haciendo pruebas y sos consciente de lo importante que es el cuerpo, y empezás a generar parámetros para ver cómo tenés que usar los objetos. Cuando entré en contacto físico ahí fue donde me di cuenta de lo importante que es el cuerpo en la disciplina del diseño industrial”,  nos cuenta Licho Galván, diseñador industrial FADU-UBA.

Sobre esto último Karina Bisciotti nos dice: “Ahora el escáner está abocado a la toma de medidas para la confección de indumentaria, pero esta tecnología toma medidas también de acuerdo a la industria donde se va a usar. Entonces, por ejemplo, acá en este escáner, las medidas se toman con una persona parada, con los brazos estirados, se toman distancias y medidas que después se trasladan a la confección. Hay otros escáneres que pueden tomar medidas de una persona sentada y te sirve para diseño de muebles, autos, aviones”.

Ayer el escáner llegó a la Ciudad de Buenos Aires. Esto es muy importante porque determina que si bien la ley de talles será un hecho, todavía queda un largo camino por recorrer, pero al menos estamos en el último tramo.

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram

Newsletter de Beba

Newsletter de Beba