Eso que llaman amor

eso-que-llaman-amor-1

Por Ayelén Cisneros

¿De qué hablamos cuando hablamos de jubilaciones para amas de casa? ¿Por qué son tan importantes según les feministas?

Cuando una mujer llega a los 60 años tiene la posibilidad de jubilarse si tuvo 30 de aportes, es decir, si tuvo un trabajo en blanco o si aportó al sistema previsional de otro modo durante esas tres décadas. Al llegar a la edad jubilatoria muchas mujeres, sobre todo las que fueron amas de casa o personal doméstico que trabajó en negro, podían solicitar una jubilación aunque no tuvieran los aportes que pide la ley. El Estado les daba una jubilación en la que les descontaban una cuota correspondiente a saldar esa “deuda” de aportes. A ese tipo de jubilaciones las llamaron “por moratoria” o “jubilación de amas de casa”, porque eran ellas las principales beneficiarias.

A partir del 23 de julio de este año, esta jubilación (que existe desde el 2004) dejará de existir. Las mujeres que dedicaron su vida a las tareas de cuidado, que dejaron trabajos por criar hijos, las que fueron empleadas, pero sus patrones nunca les aportaron, todas ellas se quedaron sin la posibilidad de tener una jubilación, es decir, quedaron desprotegidas y a la merced de ahorros o de la ayuda de familiares o amigues. Hablamos de perder autonomía. En un mundo capitalista, tener dinero sin depender de otros te da libertad de acción. De irte de tu hogar si sufrís violencia, por ejemplo.

Mi abuela nació en 1925 en un pueblo al pie de la precordillera neuquina. Era una de las mayores entre 12 hijes. Vio nacer a varios de sus hermanes así que aprendió a alzar bebés desde que era una nena, y a proveerles de cuidados básicos como darles una mamadera o cambiarles los pañales. Hasta ayudó en algunos partos a su mamá, que con todo el cansancio del mundo le iba indicando cómo sostener la cabecita del bebé, como lavarlo, a veces me lo cuenta y pienso que estaban bastante solas. Había un padre, quizás no siempre podía estar allí.

María, aunque se llamaba María del Carmen, pero nunca vi a nadie llamarla así, tuvo que mudarse con unos tíos que vivían lejos para poder seguir estudiando. No sé si estuvo de acuerdo con que la separaran de sus papás y de sus hermanos, en ese momento les niñes no eran muy escuchados. Terminó ayudando en esa casa también, nunca la mandaron al secundario como le habían prometido. Pudo independizarse cuando consiguió un trabajo en una fábrica textil, logrando esa autonomía que te da tener tus propios mangos.

Como la norma de la sociedad de comienzos-mediados del siglo pasado indicaba, ella tenía que casarse y formar una familia. Conoció a mi abuelo en la fábrica donde trabajaba y se casaron. Cuando tuvieron a mi mamá y a mi tío, ella dejó de trabajar. Se dedicó nuevamente a cuidar bebés y niños, esta vez, los suyos. Cocinaba verduras, trató que todes fueran vegetarianes y no lo logró. A sus hijes les mandó a estudiar, para que elles sí fueran independientes. Muchas veces me dijo que a ella nadie la escuchó, ella trató de que sus hijes no dependieran de nadie. A mí me cocinó todas las verduras y carnes posibles, me dijo que no me casara nunca, que los curas y los milicos eran la misma mierda. Su casa fue mi refugio ante las olas que tuve que saltar.

Ahora mi abuela tiene 93 años. La cuida otra señora que vive de cuidar, eso siempre me pareció una paradoja. No sé qué haríamos sin Lali. No sé si ella llegará a los 30 años de aportes, mi familia la puso en blanco, pero quién sabe si sus anteriores empleadores también lo habrán hecho. Mi abuela está saliendo de una cirugía de cadera, no tiene la independencia de caminar, en todo la ayuda su cuidadora. Las veo muchas veces en una unión bastante loca, se conocen los tonos y las mañas. Hoy se encuentran perdiendo derechos, ellas cuidaron y las deberíamos cuidar. Ese cuidado que dieron nunca fue bien pago. Gracias a su trabajo las vidas de otres pudieron funcionar. Otres como yo, mi mamá, mi hermano, mi tío, mi abuelo.

¿Qué hubiéramos hecho si sus horas de trabajo (cocinar, lavar, ordenar, planchar, organizar varias vidas) no hubieran existido? ¿Qué vamos a hacer ahora que las niegan?

 

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram

Newsletter de Beba

Newsletter de Beba